Las contusiones son lesiones producidas por un traumatismo, con dos características:

– El agente que ocasiona las contusiones suele ser un objeto romo o plano que choca contra la superficie corporal.

– En las contusiones, a diferencia con las heridas, la piel está íntegra.

Por tanto, al igual que las heridas, son lesiones de origen traumático y suponen un motivo muy frecuente de consulta, tanto en los servicios de urgencias, como a los especialistas en cirugía.

Clasificación

En función de la profundidad de los tejidos lesionados, pueden ser de primer grado (son las más superficiales, con afectación exclusiva de la piel), de segundo grado (aquellas con afectación de piel y tejido celular subcutáneo) o tercer grado (las que ocurren en traumatismos de mayor energía y que afectan a estructuras más profundas).

Ocasionan más sintomatología y son más graves, cuanto mayor es su grado (o cuanto más profunda es su afectación) o cuanto más extensas son.

Sintomatología o manifestaciones clínicas

– Los síntomas fundamentales de las contusiones son dolor, tumefacción o inflamación e impotencia funcional o dificultad para la movilización, manteniéndose la integridad cutánea (esta diferencia conceptual es lo que las distingue de las heridas).

– Es habitual y característico, en las de segundo grado, que aparezca derrame (colección líquida traumática por rotura de los vasos linfáticos) o hematoma.

Diagnóstico

– Es clínico, en función de los síntomas y signos asociados que pueden apreciarse durante la evaluación médica.

– Si existen dudas en cuanto a la profundidad de los tejidos lesionados, puede confirmarse la afectación mediante prueba de imagen, con ecografía fundamentalmente.

Tratamiento

En general, es un tratamiento conservador (es decir, sin precisar maniobras invasivas) y sintomático, consistente en:

Reposo relativo e inmovilización de la zona.

– Aplicación de frío local tras el traumatismo.

– Analgésicos o anti-inflamatorios no esteroides (AINES) tópicos o vía oral.

En las contusiones de segundo grado, puede evacuarse la colección mediante punción y colocar un vendaje compresivo para favorecer la cicatrización.

Aunque ante cualquiera de estas lesiones debe consultar con su médico, para que le indique cual es el tratamiento más adecuado para usted, si quiere saber más, puede consultar en los siguientes enlaces:

– Pulse aquí para saber más sobre heridas.

– Pulse aquí para saber más sobre cicatrización.

– Pulse aquí para saber más sobre patología o complicaciones de la cicatrización.

– Pulse aquí para saber más sobre tratamiento general de las heridas, apósitos y tipos de curas.

– Pulse aquí para saber sobre quemaduras.

– Pulse aquí para saber más sobre úlceras por presión.