– Las mamas excesivamente grandes y caídas pueden ocasionar problemas de salud, como dolores de cuello y espalda o alteraciones cutáneas.

– Tras el examen físico y pruebas correspondientes para descartar patología en la glándula mamaria, el especialista le indicará si es usted candidata a una cirugía de reducción mamaria, en la que se extirparán parte de ésta glándula y el exceso de grasa y/o piel, para posteriormente recolocar la nueva mama.