Los hilos tensores son suturas quirúrgicas empleadas en medicina estética como tratamiento de la flacidez facial. Se pueden realizar auténticos liftngs faciales con hilos.

Los hilos tensores pueden ser irreabsorbibles o reabsorbibles y en ambos casos, de diferentes materiales. También pueden tener diferentes grosor, longitud y ser lisos o espiculados (más gruesos y espiculados cuando se quiere lograr una mayor tracción).

Se colocan mediante diferentes técnicas.

Su efecto es doble:

– Tienen una acción directa tensora o elevadora inmediata, en el trayecto de colocación del hilo.

– Tienen también una acción revitalizante un poco más tardía, por la microreacción inflamatoria porvocada por el microtraumatismo al colocarlos. En este sentido, aumenta inicialmente el número de fibroblastos, la síntesis de colágeno, elastina, ácido hialurónico y matriz extracelular y también la vascularización. Posteriormente, el hilo provoca una fibrosis responsable del efecto lifting más duradero.

Las principales indicaciones de los hilos tensores en medicina estética facial son:

– Para elevar la cola de la ceja y dar amplitud al párpado superior y por tanto a la mirada, consiguiéndose una mirada más joven y descansada.

– Para mejorar, junto con el reposicionamiento del tercio medio y de la fosa temporal, la flacidez de los tercios medio e inferior de la cara, mejorando también el surco nasogeniano, las líneas de marioneta y el jowle.

Hilos tensores. A nivel facial se emplean sobre todo para rejuvenecer la mirada, dándole amplitud al párpado superior y elevando la cola de la ceja y para corregir, junto con el reposicionamiento del tercio medio, la flacidez de los tercios medio e inferior facial.

Para conseguir este resultado, en Clínica Montejo se emplea un hilos reabsorbibles monofilamento de polidoxanona, que tardan en reabsorberse 6-12 meses. Este tratamiento lo asociamos para potenciar el efecto lifting o tensor, al tratamiento de reposicionamiento del tercio medio y de la fosa temporal (más abajo puede consultar esta información).

Además, los hilos tensores pueden utilizarse para conseguir el efecto lifting en el cuello y para mejorar la flacidez de la cara interna y posterior de los brazos (zona del tríceps) y para elevar los glúteos.

También se han conseguido buenos resultados cuando se colocan en el periné para mejorar la incontinenecia urinaria.

Aunque tratamos de adaptarnos a las expectativas, deseos y preferencias de cada paciente, no realizamos tratamientos que no están alineados con nuestro criterio médico o con nuestro concepto de belleza y armonía facial, y siempre con la consigna de la naturalidad, porque en estos casos, otros profesionales conseguirán mejores resultados y más del agrado del paciente.

La duración del tratamiento suele ser 24-48 meses.

Es un procedimiento mínimamente invasivo que se realiza en consulta, en un tiempo variable, en función del número de hilos a colocar y la zona a tratar, no superior a 20-30 minutos. Puede realizarse sin anestesia y es bien tolerado o infiltrarse mínimamente en el punto de entrada. Inmediatamente después, se puede hacer vida normal, evitando golpear o comprimir excesivamente la zona. Si aparece inflamación, puede aliviarse con frío local.

El resultado del tratamiento es visible de inmediato, pero el resultado final se comprobará a las 3 semanas aproximadamente, cuando el producto se haya integrado de forma adecuada.

Colocación de hilos tensores en tercios medio e inferior facial.

Puede consultar aquí otros tratamientos médico-estéticos que se realizan en Clínica Montejo, siempre bajo criterio e indicación médica, y alineados con nuestro concepto de naturalidad, belleza y armonía, respetuosos con la belleza y personalidad de cada paciente:

1. Cartera de servicios (pulse aquí si está interesado en conocer todos los tratamientos médico-estéticos que podemos ofrecerle en Clínica Montejo).

2. Productos para el cuidado facial diario (cualquier tratamiento facial comienza por una buena piel. En Clínica Montejo disponemos de los mejores productos, con los mejores principios activos según la evidencia y formulados con la mejor tecnología médica para el cuidado diario. Pulse aquí si quiere saber más).

3. Peeling químico (la renovación cutánea controlada consigue una nueva piel de mejor calidad y en la que los principios activos penetran y funcionan mejor. En Clínica Montejo recomendamos 2 peeling medios anuales, en otoño y primavera. Pulse aquí si desea más información sobre este tratamiento médico).

4. Mesoterapia (la inyección superficial de diferentes -a veces incluso decenas- principios activos en el lugar donde tienen que actuar, superando la función barrera de la epidermis logra una mejora impactante de la calidad de la piel. Aunque su efecto es apreciable desde la primera sesión, en Clínica Montejo trabajamos con diferentes protocolos y recomendamos un mínimo de 2 sesiones de mesoterapia anuales, con un intervalo de 6 meses. Para multiplicar su efecto y conseguir el máximo rendimiento, lo ideal es un peeling previo y combinar la mesoterapia con redensificación con ácido hialurónico no reticulado o de baja reticulación. Pulse aquí para más información).

5. Neuromodulación y miomodulación (la neuromodulación es uno de los tratamientos estrella en medicina estética, puesto que evita las arrugas dinámicas o de expresión, que suceden con la contracción muscular al gesticular. Además, con esto consigue que estas arrugas dinámicas o de expresión se marquen y se conviertan en arrugas estáticas, en reposo o surcos. Pulse aquí si desea más información).

6. Tratamiento y remodelación de labios (la remodelación de labios es uno de los tratamientos más demandados en medicina estética, incluyendo desde el perfilado e hidratación, hasta la corrección de asimetrías o el aumento de volumen, siempre siendo respetuosos con la anatomía labial de cada paciente. Pulse aquí para más información sobre este tratamiento médico).

7. Tratamiento de la ojera (el tratamiento de la ojera supone una mejoría prácticamente de inmediato del aspecto de «cara de cansada». Existen diferentes tipos de ojeras y por tanto, diferentes tipos de tratamientos. Además, en muchos casos, la mejoría de la ojera se consigue de forma indirecta, tras realizar un reposicionamiento del tercio medio facial, a nivel de pómulo y malar. Pulse aquí si quiere saber más sobre el tratamiento médico estético de la ojera).

8. Reposicionamiento del tercio medio facial (el tratamiento de reposicionamiento del tercio medio supone re-estructurar los ligamentos de la zona del pómulo y la región malar, consiguiendo un efecto lifting o tensor. Además, corrige indirectamente y de inmediato la ojera, el surco nasogeniano o nasolabial y la flacidez del tercio inferior, con un resultado muy natural que alcanza su máximo aproximadamente a las tres semanas del tratamiento, cuando el producto se integra y se hidrata. Pulse aquí si quiere más información sobre este tratamiento, poco popular por desconocimiento pero de grandes resultados). A veces, para conseguir un mejor resultado, puede ser necesario tratar la fosa temporal (puede consultarlo aquí).

9. Surco nasogeniano y líneas de marioneta. Aparecen como consecuencia del descolgamiento de tejidos o flacidez facial y por tanto, condicionan la pérdida de la anatomía del óvalo facial y un aspecto triste y envejecido. Pulse aquí si quiere saber como se tratan en Clínica Montejo para conseguir un resultado armónico y natural.

10. Inductores de la síntesis de colágeno (con hidroxiapatita cálcica se consigue estimular al fibroblasto, célula que se encuentra entre otras localizaciones, en la dermis, para que produzca colágeno -cuya producción comienza a descender a los 25 años de edad-. Con este tratamiento se consigue mejorar la calidad de la piel y el descolgamiento o flacidez del tercio inferior, así como un efecto lifting o tensor. Pulse aquí si quiere saber más sobre este tratamiento y como se realiza).