Las complicaciones de la cicatrización son un conjunto de problemas que suceden durante este proceso de reparación de las heridas (pulse aquí si quiere saber más sobre cicatrización). Las complicaciones de la cicatrización pueden aparecer cuando es preciso restaurar la integridad cutánea, que se pierde en aquellas lesiones traumáticas donde se rompe la piel y por tanto, se pierde también la su función de barrera física natural.

Las complicaciones de la cicatrización suceden cuando se altera la reacción inflamatoria específica que se desencadena de forma fisiológica para rellenar y reparar el defecto ocasionado en las heridas, estando condicionada por una serie de factores que la favorecen o la dificultan

La cicatrización puede realizarse por diferentes procedimientos, y está influida por varios factores que la favorecen lo dificultan y las complicaciones de la cicatrización, condicionadas por estos factores, suceden por una alteración durante esta reacción inflamatoria, o por un exceso o defecto en la misma.

Las complicaciones de la cicatrización más frecuentes son:

1. Seroma

– Es el acúmulo de líquido (grasa licuada, suero y linfa) que se produce por el daño tisular ante un traumatismo o tras una extirpación de tejido, resultando una cavidad que se rellena del mismo, habitualmente en el tejido celular subcutáneo.

– La sintomatología consiste en que la piel aparece eritematosa, edematosa y caliente.

– Puede prevenirse durante la cirugía suturando el tejido celular subcutáneo y/o dejando colocado un drenaje (aspirativo) y tras ella mediante con compresión. Una vez que aparecen, se tratan con la misma terapia compresiva cuando son pequeños o se evacuan mediante punción si su tamaño es mayor.

2. Hematoma

– Es el acúmulo de sangre organizada generalmente en el tejido celular subcutáneo.

-Clínicamente aparece como una tumoración que condiciona un color amoratado de la piel, que drena sangre oscura espontáneamente o a la presión a través de la herida.

– El tratamiento va a depender de su tamaño y momento de aparición. Si son pequeños y estériles suelen reabsorberse con compresión. Si aparecen a las 24-48h de la cirugía, deben evacuarse en condiciones de esterilidad, retirando varios puntos de sutura.

3. Infección

– Es el crecimiento y la invasión de bacterias en la herida quirúrgica.

– Se manifiestan clínicamente primero como un flemón (herida edematosa, eritematosa, caliente y dolorosa), que puede evolucionar a absceso o acúmulo de pus.

– El tratamiento consiste en realizar curas por barbotaje y a veces hay que asociar antibioterapia sistémica.

4. Dehiscencia

– Es la apertura de la herida quirúrgica que suele suceder por complicaciones de la misma (hematoma, infección) o por mala técnica de sutura.

– El tratamiento consiste, en función de cada caso, en que cicatrice por segunda intención o realizar una sutura secundaria.

5. Cicatriz hipertrófica y queloide

– Son dos problemas que suceden por una cicatrización excesiva, debida a caracterísiticas intrínsecas del paciente o por una inadecuada técnica de sutura, pudiendo ocasionar un problema estético o funcional.

– La cicatriz hipertrófica suele aparecer precozmente en zonas de tensión o superficies de flexión. Aparece como una cicatriz engrosada (dentro de los límites de la propia cicatriz). Suele evolucionar favorablemente de forma espontánea o con terapia compresiva y recidivar tras cirugía.

– La cicatriz queloide o queloide no guarda relación con las zonas de tensión y aparece frecuentemente, tardíamente tras la cirugía, en orejas, hombros, región preesternal y espalda. Su tamaño es desproporcionado para la herida y sobrepasa la cicatriz inicial. No responde bien y apenas mejora con tratamiento.

6. Cicatriz dolorosa

– Es el proceso por el que se engloba una terminación sensitiva por el proceso cicatricial, pudiendo tener la cicatriz un aspecto normal. A veces se acompaña de otros síntomas sensitivos alrededor de la herida, como anestesia o parestesias.

– Suelen evolucionar a la mejoría a medida que transcurre el periodo de cicatrización, aunque a veces precisan tratamiento con analgésicos / anti-inflamatorios orales, inyección local de corticoesteroides o incluso la extirpación quirúrgica de la cicatriz.

Aunque ante cualquiera de estas lesiones debe consultar con su médico, para que le indique cual es el tratamiento más adecuado para usted, si quiere saber más, puede consultar en los siguientes enlaces:

– Pulse aquí para saber más sobre contusiones.

– Pulse aquí para saber más sobre heridas.

– Pulse aquí para saber más sobre cicatrización.

– Pulse aquí para saber más sobre tratamiento general de las heridas, apósitos y tipos de curas.

– Pulse aquí para saber sobre quemaduras.

– Pulse aquí para saber más sobre úlceras por presión.