¿QUÉ ES?

– La fisura anal es una patología muy frecuente que afecta al canal anal, y por tanto, formando parte de la proctología. La proctología trata de un conjunto de patologías que afectan al recto o 15 cm finales del intestino grueso y al canal anal, o 4 cm finales de éste, regiones anatómicas que se muestran esquemáticamente a continuación.

Proctología (I). Esquema del recto.
Proctología (II). Esquema del canan anal.

Estas 4 patologías que constituyen un motivo de consulta muy frecuente al especialista en cirugía general y del aparato digestivo:

1. Hemorroides.

2. Fisura anal.

3. Fístula perianal.

4. Absceso ano-rectal.

¿QUÉ ES LA FISURA ANAL?

Definición

– Es una herida en la mucosa del canal anal.

Patogenia. ¿Por qué ocurre?

– Por desgarro de la mucosa/piel que reviste el conducto anal, generalmente relacionada con episodios de estreñimiento o deposiciones de heces duras.

– Esta herida tarde en cicatrizar como consecuencia de la contracción o hipertonía del músculo esfínter lateral interno (ELI), un músculo liso que rodea al canal anal. Esa contracción, que es involuntaria y aparece como un mecanismo reflejo al dolor, impide que llegue de forma adecuada la sangre, que transporta las moléculas necesarias para la cicatrización, a la fisura.

Fisura anal. Proctología (I). Fisura anal mucocutánea con papila centinela https://clinicamontejo.com/?page_id=4579

Clínica

– El síntoma más habitual es el dolor anal intenso, espontáneo, durante y sobre todo, tras la defecación.

– Suele acompañarse de rectorragia o hemorragia de sangre roja a través del ano, que suele ser escasa, ceder sola y acompañar a la deposición, manchando el papel higiénico al limpiarse tras la misma

Diagnóstico

– Es clínico, y se realiza en consulta médica, en función de los síntomas referidos al cirujano y los hallazgos comprobados durante la exploración física.

– Durante el examen médico se suelen comprobar:

1. La propia fisura anal, como una herida muco-cutánea en el canal anal.

2. La hipertonía o contracción excesiva del ELI.

3. La papila o pólipo centinela, que es una lesión cutánea reactiva a la propia erosión anal.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es conseguir relajar el músculo esfínter lateral interno para que pueda llegar la sangre arterial con las moléculas necesarias para la cicatrización. Es decir, no se actúa directamente sobre la fisura.

Con este propósito, se contemplan 3 tratamientos que de menor a mayor agresividad son:

1º. Fármacos en crema (trinitrato de glicerilo, diltiazem…) de aplicación endoanal (éstos, pueden provocar vasodilatación y como consecuencia, cefalea o dolor de cabeza hasta que se consigue la adaptación, siendo recomendable tomar 650 mg de paracetamol -si no se es alérgico- antes de su aplicación). Es fundamental para que sea efectiva depositarla, en pequeña cantidad, en el interior del canal anal (y no en la piel perianal, donde no se absorbe). Este tratamiento debe realizarse durante 8 semanas siguiendo las indicaciones que puede comprobar en el enlace insertado debajo

2º La mayoría de las fisuras anales (90%) se resuelven con el tratamiento inicial, pero si no lo hacen, puede realizarse una neuromodulación mediante la inyección de toxina botulínica (bótox) entre los músculos esfínteres laterales interno y externo para lograr la miomodulación o relajación transitoria del ELI. Este efecto es transitorio, pero suele durar lo suficiente para que la fisura pueda cicatrizar. La inyección es un procedimiento ambulatorio que puede realizarse en consulta.

3º La cirugía, consistente en la sección parcial de fibras musculares del ELI (esfinterotomía lateral interna), para así conseguir la relación esfinteriana que no se ha logrado con las dos opciones anteriores.

La Dra. Montejo realiza cirugía de la fisura anal con láser de CO2 para conseguir un postoperatorio más confortable. Pida su cita o contacte aquí si desea más información sobre hemorroides y su tratamiento

Complicaciones tras cirugía de la fisura anal

La complicación más frecuente es la hemorragia, fundamentalmente con la deposición, y debe contactar con su cirujano ante la presencia de sangrado abundante.

Es habitual el dolor postoperatorio hasta, al menos, una semana tras la cirugía y en ocasiones, más prolongado.

Su cirujano le indicará cual es el tratamiento más adecuado para su caso particular. NO debe tomar ninguno de los fármacos reflejados en estos documentos de recomendaciones si es alérgico a alguno de sus componentes ni sin supervisión por su cirujano.

– Pulse aquí https://clinicamontejo.com/wp-content/uploads/2023/03/Tto-medico-fisura-anal-color.pdfsi quiere saber más sobre el tratamiento médico de la fisura anal.

– Pulse aquí https://clinicamontejo.com/wp-content/uploads/2023/03/PO-proctologia-color.pdf si quiere conocer algunas recomendaciones postoperatorias para pacientes operados de fisura anal.

NO OLVIDE QUE:

– Es crucial realizar un correcto diagnóstico diferencial en la patología perianal, fundamentalmente entre hemorroides y fisura anal.

– Ante la presencia de sangrado o rectorragia consulte con su cirujano: probablemente tenga que realizar una colonoscopia para descartar otro origen de la misma.

No se administre pomadas con corticoide sin la supervisión de su cirujano. Primero necesita un diagnóstico correcto, ya que estas cremas dificultan la cicatrización y suelen resultar perjudiciales (fundamentalmente si tiene una fisura anal o va a precisar cirugía).

Si desea saber más sobre patología anal benigna:

– Pulse aquí para información sobre hemorroides.

– Pulse aquí para información sobre fístula perianal.

– Pulse aquí para información sobre absceso anorrectal.