¿QUÉ ES?

– La fístula anal o perianal es una patología muy frecuente que afecta al canal anal, se manifiesta por supuración perianal y precisa un diagnóstico y tratamiento quirúrgico especializado. Por tanto, incluida en la proctología. La proctología trata de un conjunto de patologías que afectan al recto o 15 cm finales del intestino grueso y al canal anal, o 4 cm finales de éste, regiones anatómicas que se muestran esquemáticamente a continuación.

Proctología (I). Esquema del recto.
Proctología (II). Esquema del canan anal.

Estas 4 patologías que constituyen un motivo de consulta muy frecuente al especialista en cirugía general y del aparato digestivo:

1. Hemorroides.

2. Fisura anal.

3. Fístula anal o perianal.

4. Absceso ano-rectal.

¿QUÉ ES LA FÍSTULA ANAL?

Definición

– Es un trayecto inflamatorio que comunica el recto con la piel, extendiéndose entre un orificio fistuloso interno u OFI de localización rectal y la piel perianal, donde se encuentra el orificio fistuloso externo u OFE.

Fístula anal. Proctología (III). Esquema de la fístula anal o perianal, con OFI y OFE.

Patogenia. ¿Por qué ocurre?

– Suelen ocurrir por obstrucción y sobre-infección de las glándulas de la pared rectal.

Fístula anal. Proctología (IV). Exploración quirúrgica con identificación de OFI, OFE y trayecto fistuloso https://clinicamontejo.com/wp-content/uploads/2023/04/Fistula-perianal-II-1.png.

Clasificación de las fístulas anales

1. En función de sus relaciones anatómicas con los músculos del canal anal.

La clasificación más habitual es la clasificación de Parks, que ordena los diferentes tipos de fístulas en función de su relación con los músculos del canal anal (fundamentalmente músculos esfínter lateral interno o ELI, que es músculo liso y músculo esfínter lateral externo o ELE, músculo estriado). El ELE está involucrado en la continencia anal de gases y heces y por tanto, su lesión puede provocar falta de control voluntario de la emisión de gases y heces.

Interesfinterianas (Son las más frecentes. El trayecto fistuloso atraviesa el músculo esfínter lateral interno y llega al OFE por el espacio interesfinteraino o entre los dos esfínteres).

Transesfinterianas (El trayecto fistuloso atraviesa los dos esfínteres, es decir, los músculos esfínteres laterales interno y externo. Además, en función de la porción de esfínter externo afectado se subclasifican en bajas -solo afectan al fascículo subcutáneo-, medias -cuando afectan también al fascículo superficial-, y altas-cuanto afectan también al fascículo profundo).

Supraesfinterianas (El trayecto fistuloso atraviesa el esfínter interno a nivel de la línea pectínea, asciende por el espacio interesfinteriano hasta el espacio entre el fascículo profundo del ELE y el músculo puborrectal, descendiendo por la fosa isquio-rectal hasta la piel perianal.

Extraesfinterianas (Se extienden desde la luz rectal hasta la piel perianal por la fosa isquio-rectal, atravesando la musculatura del suelo pélvico, sin afectar a los esfínteres anales).

Superficiales (Con afectación exclusivamente subcutánea y submucosa).

Fístula anal. Proctología (V). Esquema de los tipos de fístula anal o perianal según la clasificación de Parks.

2. En función de su complejidad.

– Fístulas simples (aquellas que tienen una mínima afectación del ELE: Fístulas superficiales, interesfinterianas y transesfinterianas bajas).

– Fístulas complejas (aquellas con mayor riesgo de recidiva o de alteración de la continencia anal:

a. Con afectación >30% ELE -transesfinterianas medias y altas, supraesfinterianas).

b. De localización anterior en mujeres.

c. Recidivadas.

d. Con múltiples trayectos.

e. En pacientes con alteración de la continencia anal.

f. Específicas en contexto de otras enfermedades (enfermedad inflamatoria intestinal, tratamientos con radioterapia…).

Clínica

– El síntoma más habitual es la supuración perianal, donde el paciente suele referir exudado crónico o intermitente de pus.

– Es frecuente el antecedente de absceso perianal.

Diagnóstico

– Es clínico, y se realiza en consulta médica, en función de los síntomas referidos al cirujano y los hallazgos comprobados durante la exploración física.

– Durante el examen médico se suelen comprobar:

1. El orificio fistuloso externo, con o sin exudación, espontánea y/o a la palpación.

2. El trayecto fistuloso, percibido como una induración al tacto rectal.

-No obstante, suelen ser necesarias exploraciones complementarias para identificar el trayecto fistuloso y elegir el tratamiento a seguir. Las más habituales son estas dos pruebas de imagen, indispensables en fístulas complejas:

a. Ecografía endo-rectal (EER).

b. Resonancia magnética (RM).

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es curar la fístula consiguiendo mantener la función de los esfínteres y esto solo se consigue con cirugía y mediante diferentes técnicas quirúrgicas:

Las más habituales son:

1º. Fistulotomía o sección del trayecto fistuloso (parcial o completa, en función de la afectación del ELE). Es la técnica de elección en fístulas superficiales, interesfinterianas y transesfinterianas bajas.

Sedales laxos o canalización del trayecto fistuloso para prevenir la formación de abscesos. Indicados en fístulas complejas o recidivadas con riesgo de incontinencia. Además, al ser el sedal un cuerpo extraño, provoca una cicatrización del organismo que en ocasiones hace la fístula más superficial.

Otros procedimientos quirúrgicos en fístulas complejas como colgajos de avance u oclusión del trayecto fistuloso con materiales biológicos.

Complicaciones tras cirugía de la fístula anal

Las complicaciones más frecuentes son la recidiva y la incontinencia anal (por lesión esfinteriana) y ambas son más habituales en fístulas complejas.

Su cirujano le indicará cual es el tratamiento más adecuado para su caso particular. NO debe tomar ninguno de los fármacos reflejados en estos documentos de recomendaciones si es alérgico a alguno de sus componentes ni sin supervisión por su cirujano.

Pida su cita o contacte aquí si desea más información sobre fístula anal o perianal y su tratamiento.

– Pulse aquí https://clinicamontejo.com/wp-content/uploads/2023/03/PO-proctologia-color.pdf si quiere conocer algunas recomendaciones postoperatorias para pacientes operados de fístula anal.

NO OLVIDE QUE:

– Es crucial realizar un correcto diagnóstico diferencial en la patología perianal, fundamentalmente entre hemorroides y fisura anal.

– Ante la presencia de sangrado o rectorragia consulte con su cirujano: probablemente tenga que realizar una colonoscopia para descartar otro origen de la misma.

No se administre pomadas con corticoide sin la supervisión de su cirujano. Primero necesita un diagnóstico correcto, ya que estas cremas dificultan la cicatrización y suelen resultar perjudiciales (fundamentalmente si tiene una fisura anal o va a precisar cirugía).

Si desea saber más sobre patología anal benigna:

– Pulse aquí para información sobre hemorroides.

– Pulse aquí para información sobre fisura anal.

– Pulse aquí para información sobre absceso anorrectal.