Generalidades sobre politraumatismo taurino (II)

Clasificación de los traumatismos taurinos

En función de la integridad de la piel, se clasifican en dos grandes grupos:

1. Contusiones

Son aquellas lesiones en las que la piel está íntegra (o sin herida), en las que, dependiendo de la parte del cuerno que las ocasiona y de la profundidad de la lesión, se diferencian en:

1.1. Varetazo

Son lesiones originadas por el choque tangencial de la pala del cuerno contra la superficie corporal, que afectan a la piel o a la piel y el tejido celular subcutánea.

1.2. Puntazo

Ocurren cuando la punta del pitón choca, en perpendicular, contra la superficie cutánea, llegando hasta la aponeurosis (sin lesionarla ni sobrepasarla). El puntazo corrido es aquel que dibuja varios trayectos, sin sobrepasar la aponeurosis.

Varetazo en cara anterior de hemitórax izquierdo.
Varetazos en dorso.

2. Cornadas

Son heridas inciso-contusas, producidas por el cuerno de res bovina de características específicas, que se explicarán en el siguiente apartado.

Aunque es muy popular y está muy extendido, el término «asta de toro» es semánticamente incorrecto, puesto que los bóvidos no tienen astas, tienen cuernos que proceden las epidermis. Las astas provienen del hueso y las tienen los cérvidos.

Existen 3 tipos de cornadas con nombre propio:

Cornadas envainadas o cerradas

Aquellas que presentan lesión muscular, en profundidad, desde la aponeurosis, estando la piel íntegra.

Cornadas despistantes

En las que el foco lesivo más importante se encuentra alejado del orificio de entrada.

Cornadas por empalamiento

Al introducirse el cuerno por un orificio natural, frecuentemente el recto.

Cornada envainada en extremidad inferior.

Características de las cornadas

– Pueden tener únicamente orificio de entrada u orificios de entrada y de salida.

– Tienen morfología cónica.

– Presentan varias trayectorias. La primera de ellas, se explica por el giro de la víctima, teniendo como eje el pitón, para tratar de equilibrar el centro de gravedad. El resto correspondería a los derrotes que tira la res, teniendo prendido al herido, intentando deshacerse de él.

– Son contaminadas o sucias por definición, tanto por los gérmenes que puede contener el cuerno del animal (incluso esporas) como por los cuerpos extraños que pueden aparecen en las mismas (tierra, trozos de ropa, fragmentos del cuerno…).

– Son frecuentes las lesiones asociadas (concomitantes y a veces alejadas del foco lesivo más importante), puesto que se trata de traumatismos de alta energía.

Cornada en extremidad inferior (muslo).
Revisión en quirófano y bajo anestesia y tratamiento de cornada en extremidad inferior.

Evaluación del politraumatizado taurino

Estos pacientes deben ser evaluados y tratados como politraumatizados, siguiendo la sistemática y priorización ABCDE (donde por implicar mayor riesgo vital la jerarquía en la actuación debe ser:

A (airway): Conseguir una vía aérea permeable y estable, con inmovilización de la columna cervical.

B (breathing): Control de la ventilación y administración de oxígeno con concentración 100% en mascarilla.

C (circulation) : Control de la hemorragia (en general, temporal sobre el terreno y definitiva en quirófano) con reposición de volumen.

D (disability): Evaluación de la función neurológica mediante la escala del coma de Glasgow (ECG) y exploración pupilar.

E (exposure): Exposición y control de la temperatura).

Entre las particularidad de atención a estos heridos destacan:

– A diferencia del politrauma en general, el problema que con más frecuencia implica riesgo vital es la hemorragia, por tanto, el compromiso de C.

– Debe adquirirse un entrenamiento, mediante programas de formación específicos, para adaptar los protocolos internacionalmente aceptados de manejo de politraumatizados a las particularidades de los heridos por cuerno de toro. Con especial atención a su movilización e inmovilización, fundamentalmente durante el traslado del ruedo al callejón en las plazas de toros y del callejón a la enfermería, para no ocasionar ni agravar una potencial lesión neurológica.

– Las cornadas suelen ser más extensas y con más trayectorias de lo que aparentan, por lo que, como se explicará en el siguiente apartado, deben ser exploradas y tratadas de forma adecuada en quirófano y bajo anestesia.

Tratamiento general de las cornadas

Tras priorizar el tratamiento de las lesiones con peligro inminente de muerte, estas heridas, como se ha mencionado, deben ser exploradas con anestesia y en quirófano:

– Al ser contaminadas o sucias, deben ser lavadas abundantemente y a presión con suero fisiológico y antiséptico, para eliminar por arrastre gérmenes y cuerpos extraños (estos últimos, si es el caso, deben ser extraídos manualmente).

– Los tejidos isquémicos, necrosis y esfacelos deben ser extirpados (Friedrich o desbridamiento mecánico), para no originar o perpetuar una infección.

Todas las trayectorias deben ser identificadas y tratadas (si alguna pasa desapercibida, puede suceder una complicación posterior: infección y o hematoma, donde ambos pueden ocasionar un síndrome compartimental en extremidades) y si se decide suturarlas, debe realizarse sobre un drenaje.

-Por el alto riesgo de infección (siendo ésta la complicación más frecuente), está indicada la antibioterapia de amplio espectro (frente a gram positivos y negativos y anaerobios) por vía sistémica (intravenosa u oral), así como la vacunación antitetánica.

Cornada en extremidad superior.

Tratamiento de cornada en extremidad superior (I): Revisión de trayectorias, lavado profuso, desbridamiento, cierre sobre drenaje.
Tratamiento de cornada en extremidad superior (II).

BIBLIOGRAFÍA:

  1. “Generalidades en cirugía y práctica quirúrgica. Patología quirúrgica básica”

Bloque 2. Generalidades y síndromes.

– Capítulo 2.1. Heridas y lesiones básicas. Fisiología de la cicatrización. Tratamiento general de las heridas y principales complicaciones de la cicatrización. Incisiones quirúrgicas más habituales. Lesiones específicas: quemaduras, úlceras por presión, heridas por arma blanca, heridas por arma de fuego. Cornadas. La infección en cirugía.

 Apartado 2.1.5.5. Heridas por cuerno de toro o cornadas. Pags 131-132.

– Capítulo 2.7. Aproximación a la evaluación inicial del politraumatizado. Traumatismo torácico. Traumatismo abdominal. Traumatismo del sistema génito-urinario. TCE. Especificidades del herido por cuerno de toro.

Apartado 2.7.5.5. Especificidades del herido por cuerno de toro. Pags 220-223.

B. Montejo Maillo

Universidad Pontificia de Salamanca (UNE), 2019

ISBN: 978-84-17601-21-8. Depósito legal: S. 476-2019.

2. “Cirugía Taurina: Dónde estamos? Hacia dónde nos dirigimos? Qué podemos hacer por mejorar?

B.  Montejo Maillo.

Revista Acircal, 2015; 2 (3): 5-18.

3. “Cornadas cervicales. Manejo prehospitalario por el cirujano general”

Montejo Maillo B, Iglesias Delgado R, Fernández Benito M, Martínez Díaz R, Alegría Rebollo S, Revilla Hernández JL, Albarrán Fernández M.

Revista Electrónica Acircal (Asociación de Cirujanos de Castilla y León), ISSN 2340-9053, 2019, 6 (1): 7-24.

4. Respuesta al artículo especial “Cirugía Taurina en el siglo XXI. De la gloria al desprecio»

    Montejo Maillo B.

    Cir Esp. 2021. https:// doi.org/10.1016/j.ciresp.2021.09.002

5. Reanimacion incial del paciente traumatizado por cuerno de toro y el uso de ácido tranexámico

Montejo Maillo B, Sánchez Tabernero A.

Nuevo Hospital, 2021 Voll XXVII (3): 2-7.

ISSN: 1578-7516.

6. Relevancia del politrauma taurino en nuestro medio. Revisión y análisis de las heridas por cuerno de toro de Manuel Escribano

Recio Curto ML, Montejo Maillo B.

Nuevo Hospital, 2022 Voll XVIII (1): 15-24.

ISSN: 1578-7516

7. “Cursos de formación para la asistencia médica y de enfermería en los festejos

taurinos populares en Extremadura”

Consejería de Administración Pública y Hacienda. Junta de Extremadura.

Badajoz, 5 y 6 de mayo de 2011.

Badajoz, 29 y 30 de noviembre de 2012.

Badajoz, 28 y 29 de noviembre de 2013.

Badajoz, 27 y 28 de noviembre de 2014.

Badajoz, 19 y 20 de noviembre de 2015.

Badajoz, 16 y 17 de noviembre de 2017.

8.  Cursos “Asistencia inicial al politraumatizado por cuerno de toro”

I edición: Universidad de verano. Universidad Pontificia de Salamanca. 7 y 8 de julio de 2016.

II edición: ICE. Universidad Pontificia de Salamanca. Salamanca, 16 y 17 de marzo de 2017.

III edición: ICE. Universidad Pontificia de Salamanca. Salamanca, 9 y 17 de marzo de 2018.

IV edición: ICE. Universidad Pontificia de Salamanca. Salamanca, 12 y 13 de abril de 2019.