19 de octubre: Día internacional del cáncer de mama…

… y con este motivo, unos días después, tenemos esta cita

La Roche Posay, junto con la Universidad Pontificia de Salamanca, ha organizado esta jornada formativa dirigida a los estudiantes de ciencias de la salud. Por motivos de agenda de los ponentes, será pasados unos días del 19 de octubre. En ella intervendrá la directora de Clínica Montejo, profesora asociada de esta universidad y cirujano subespecializada en cáncer de mama y cirugía oncoplástica de la mama.

La gran conciencia social que existe sobre la enfermedad ha permitido, por una parte, que el problema (es uno de los tumores malignos más frecuente en la mujer) se diagnostique pronto (diagnóstico precoz), con lo cual la solución suele ser mejor. Y por otra, que al tener cada vez más información sobre el comportamiento de la enfermedad,  el tratamiento haya evolucionado y se haya perfeccionado hasta conseguir un tratamiento personalizado y dirigido (específico para cada paciente y para cada tipo de tumor). La consecuencia de todo esto es conseguir los mayores beneficios para cada caso concreto reduciendo los efectos secundarios.

El cáncer de mama se aborda de manera multidisciplinar, es decir, los diferentes especialistas que intervendrán en el diagnóstico y tratamiento de la patología, toman decisiones de común acuerdo para actuar sobre la enfermedad en cada paciente. Además, este manejo es integral, es decir, de todos los aspectos derivados de la patología y de los diferentes tratamientos (cirugía, radioterapia, tratamientos sistémicos -quimioterapia, hormonoterapia, tratamientos biológicos-).

En este contexto del manejo integral resultan fundamentales los cuidados de la piel, en todas las fases del tratamiento. Tras la cirugía, el adecuado manejo de la herida y de la cicatriz resultan fundamentales para reducir el riesgo de complicaciones y conseguir el mejor resultado dermocosmético. También durante y tras la terapia, para reducir los efectos secundarios de este tratamiento local, dirigido a reducir el riesgo de recidiva local, en la zona radiada. Y finalmente, con los tratamientos sistémicos, que pueden ocasionar efectos adversos en toda la superficie cutánea y en los anejos de la piel.

Con este seminario, los futuros profesionales de la salud podrán conocer una gama de productos testados en el paciente oncológico, de aplicación tópica, que mejorarán los efectos secundarios cutáneos de los diferentes tratamientos y por lo tanto, la calidad de vida de las pacientes hasta la finalización de los mismos. 

Con más conocimiento y con las medidas de aplicación sencilla que se les enseñará, los asistentes a la jornada serán mañana mejores profesionales y las pacientes se sentirán más confortables y mejor tratadas. Y esto hará que el impacto psicológico del CM sea menor y se recuperen mejor. Esta es la filosofía de Clínica Montejo: la mejora constante y el compromiso con la mejor atención atención a nuestros pacientes.