El páncreas es una glándula que se sitúa en la parte superior y posterior (retroperitoneo) de la cavidad abdominal, posterior al estómago. Tiene una doble función, exocrina (secretar enzimas pancreáticas a través del conducto pancreático o de Wirsung a la porción inicial del intestino o duodeno, donde se mezclan con el quimo o contenido gástrico -alimento digerido + jugos gástricos- para completar la digestión) y endocrina (secretar hormonas, como la insulina y el glucagón, a la sangre, que en este caso regulan los niveles de glucosa –azúcar– en sangre).

PANCREATITIS AGUDA

Etiopatogenia. ¿Por qué sucede?

–          Es la inflamación de la glándula pancreática que sucede, principalmente, por la obstrucción por un cálculo biliar del conducto de Wirsung, impidiendo el drenaje de las enzimas pancreáticas, las cuales, en esa circunstancia, autodigieren el propio páncreas. Esto también puede sucede por el daño pancreático por el alcohol.

–           Suele desencadenarse tras una comida copiosa y/o ingesta abundante de alcohol. Es una situación potencialmente grave, porque puede llevar al fracaso de órganos vitales (fracaso multiorgánico) e ingreso en una unidad de cuidados intensivos.

Sintomatología

–          El síntoma fundamental es el dolor espontáneo y a la palpación, en epigastrio e irradiado a hipocondrio derecho y espalda, desencadenado tras una ingesta abundante.

–          Son relativamente frecuentes las complicaciones locales (colecciones, necrosis, absceso, pseudoquiste, hemorragia…).

Diagnóstico

–           La sospecha clínica se confirma mediante analítica (donde se comprueban datos de inflamación general como aumento del número de leucocitos y de inflamación pancreática, como elevación de la amilasa e hipocalcemia) y pruebas de imagen, como ecografía o TC abdominal (que corroborarán la inflamación pancreática).

–          La gravedad, que condicionará la actuación médica, se establece en base a criterios clínicos/analíticos (criterios de Ramson) y radiológicos (índice de Baltazhar).

Tratamiento

–         En el caso de pancreatitis aguda leve, el tratamiento se realiza en planta de hospitalización convencional, y se fundamenta en dejar a la glándula en reposo para que disminuya la inflamación (dieta absoluta, sonda nasogástrica si vómitos, sueroterapia y analgesia).

–          La pancreatitis aguda grave, precisa tratamiento en una unidad de cuidados intensivos por el alto riesgo de complicaciones.

–          En las de origen litiásico (cálculos biliares), suelen precisar CPRE en la fase aguda. Posteriormente y para reducir el riesgo una nueva pancreatitis, está indicada la colecistectomía laparoscópica.

PANCREATITIS CRÓNICA

Etiopatogenia. ¿Por qué sucede?

–          Es el proceso inflamatorio crónico que evoluciona a fibrosis permanente, que hace que se pierda la función pancreática.

–          La causa más frecuente es el alcoholismo crónico.

Sintomatología

–       Suele aparecer tras episodios repetidos de pancreatitis aguda y el síntoma fundamental es el dolor (en epigastrio, irradiado a hipocondrio derecho y espalda), que a veces se controla mal con analgésicos, desencadenado tras la ingesta.

–          En casos avanzados, cuando el páncreas no produce la cantidad de enzimas necesarios para la digestión, aparecen pérdida de peso, exceso de grasas en heces (esteatorrea) y déficit de vitamina B12.

–          En casos aún más avanzados y de larga evolución, donde el páncreas no produce cantidad adecuada de insulina, se encuentra intolerancia a la glucosa y diabetes.

Diagnóstico

–           La sospecha clínica se confirma con pruebas de imagen (TC o RM).

Tratamiento

–          El tratamiento es inicialmente médico o conservador, con abandono del tabaco y el alcohol, con analgésicos y enzimas pancreáticos (para suplir la función del páncreas y que pueda realizarse la digestión)

–          El tratamiento quirúrgico suele implicar una cirugía de envergadura y se indica en casos de dolor incontrolable, obstrucción por compresión extrínseca de la vía biliar principal, imposibilidad de descartar neoplasia maligna o aparición de complicaciones.

En el siguiente esquema se representa la causa de la pancreatitis litiásica, con el cálculo biliar obstruyendo al conducto de Wirsung.