Definición. ¿Qué es? ¿Por qué sucede?

– Es el prolapso o protusión de contenido del abdomen (por evaginación del peritoneo parietal) a través de una cicatriz (tejido no previamente sano y menos resistente que el tejido sano normal, a diferencia de la hernia) de la pared abdominal. Es decir, es un tipo de hernia que aparece sobre una cicatriz.

– Es más frecuente en las incisiones verticales realizadas sobre la línea media de la pared abdominal.

Factores de riesgo

Aquellas circunstancias que entorpecen o retrasan la cicatrización son las que aumentan el riesgo de eventración, y pueden depender de:

– El paciente: Obesidad, diabetes mellitus, desnutrición, mala oxigenación de los tejidos.

– El tipo de cirugía: Tipo de incisión, cirugía sucia.

– La técnica quirúrgica: Adecuada técnica de cierre.

Cicatriz de laparotomía media supra-infraumbilical, de mayor riesgo de eventración.

Sintomatología

Suele aparecer como una tumoración de pared abdominal en una cicatriz previa, que puede ser asintomática o dolorosa, aumentar con maniobras de Valsalva y reducirse, complicarse con incarceración y provocar una obstrucción intestinal, complicarse con estrangulación y precisar cirugía urgente (es decir, comportarse como una hernia, como se explica en el apartado 2.1).

Eventración de laparotomía media.

Diagnóstico

Es clínico: su cirujano suele diagnosticarlas en consulta, al evidenciar, durante la exploración física, los datos descritos.

Tratamiento

-La única solución que tienen las eventraciones es la cirugía, y se llama eventroplastia. Consiste en la resección del saco herniario (formado por peritoneo redundante) y piel sobrante, y la colocación de una prótesis o malla en el plano muscular, para reforzarlo. Dependiendo de que esta prótesis tenga o no que estar en contacto con vísceras abdominales (asas intestinales fundamentalmente) será de un material u otro.

– Cuando son muy voluminosas y de larga evolución, pueden ser difíciles de reparar y aumentar el riesgo de complicaciones postoperatorias (pueden ocasionar incluso insuficiencia respiratoria). En estos casos pueden necesitar una preparación específica previa, como la pérdida de peso o la inyección de fármacos neuromoduladores.

– Como durante la cirugía suele realizarse una gran disección o separación de tejidos, es habitual dejar colocado un drenaje, para evitar el acúmulo de exudados durante la cicatrización, y así minimizar las complicaciones.

– Pregunte sus dudas a su médico especializado.

Prótesis o malla para eventración.
Eventroplastia.

Recomendaciones post-cirugía

Estas son recomendaciones generales, que su cirujano adaptará a su caso particular.

Régimen de vida: Puede y debe hacer una vida activa y normal. No debe realizar ejercicio físico intenso ni cargar con peso en un mes (para tratar de evitar que rompan las suturas y la prótesis se mueva).

Alimentación: Por esta intervención no hay contraindicación para ningún alimento y puede comer de todo, introduciendo los alimentos paulatinamente.

Cuidados de la herida: Puede lavar la herida diariamente con agua y jabón y administrar un antiséptico después de secarla bien. El material de sutura suele retirarse a partir de los 10 días de la intervención. Debe utilizar una faja abdominal (sencilla, que se abroche con un velcro en la parte delantera y que sea de la medida adecuada -debe medirse el contorno-) durante 12 a 24h al día, según le indique su médico, durante 2 meses para favorecer la cicatrización y reducir el riesgo de complicaciones. Si le molesta el roce, pude ponerse una camiseta de algodón y sobre ella, la faja.

Medicación: Su cirujano le indicará la pauta analgésica idónea para usted. También, si necesita ponerse inyecciones de heparina de bajo peso molecular para reducir el riesgo de trombosis venosa en las extremidades inferiores. En general, puede mantener su medicación previa salvo los anticoagulantes orales, que su cirujano le indicará cuando y cómo volverlos a tomar. Estas son unas instrucciones generales que necesitan ser supervisadas, en cada caso, por el cirujano responsable.

Faja abdominal. Debe tomarse medidas (contorno) y que sea de la medida adecuada.

Complicaciones de la eventroplastia

Durante es postoperatorio las complicaciones más frecuentes son:

– De la herida: Hematoma, infección o alteraciones neurológicas (dolor, anestesia o disminución de la sensibilidad en una zona de la pared abdominal, como consecuencia de la lesión o atrapamiento de alguna terminación nerviosa por el propio proceso de cicatrización).

Debe contactar con su cirujano si aparece sangrado abundante por la herida, si tiene un hematoma cada vez mayor o si la herida está cada vez más enrojecida, dolorosa, inflamada o con exudado.

– Retención urinaria (generalmente en varones y en relación con la anestesia regional).

A medio/largo plazo puede suceder que, al ser la prótesis un cuerpo extraño, su organismo la reconozca como tal y la rechace (y haya que operarle nuevamente para retirarla). O que la cicatrización, que nunca es tan resistente como el tejido sano normal, sea insuficiente y la hernia le vuelva a salir (recidiva, en cuyo caso precisará nuevamente cirugía).