CÓLICO BILIAR

Etiopatogenia. ¿Por qué suecede?

–          Es la manifestación clínica más frecuente de la litiasis biliar cuando es sintomática.

–           Ocurre porque durante la digestión, fundamentalmente de las grasas, que es cuando se hace trabajar a la vesícula biliar (la bilis es necesaria para su absorción), la litiasis o cálculo biliar obstruye el conducto cístico, conducto por donde se evacua la bilis de la vesícula al conducto biliar principal y al intestino.

Sintomatología

–          El síntoma fundamental es el dolor, localizado en la zona donde se encuentra la vesícula (cuandrante superior derecho del abdomen o hipocondrio derecho). Suele ser continuo con exacerbaciones cólicas, lo cual se explica por las contracciones más intensas que tiene que realizar la vesícula para tratar de superar el obstáculo (litiasis obstruyendo el conducto cístico) y así poder expulsar la bilis. Cuando esto suceda, desaparecerá el dolor.

–          También pueden aparecer náuseas y/o vómitos.

–          Estos síntomas suelen desencadenarse tras comidas copiosas y/o ricas en grasas.

Diagnóstico

–         Se realiza mediante analítica (donde se comprueba la ausencia de datos de infección y obstrucción de la vía biliar principal) y ecografía abdominal (que mostrará los cálculos biliares con ausencia de datos de inflamación de la vesícula biliar).

Tratamiento

–          El tratamiento inicial y provisional, consiste en dejar a la vesícula en reposo (dieta absoluta y sueroterapia) y analgésicos, generalmente por vía intravenosa. Los episodios muy leve pueden resolverse de forma domiciliaria con medicación oral, aunque lo habitual es que precise tratamiento en los servicios de urgencias y en caso de no resolverse (cólico complicado o persistente), ingreso hospitalario.

–          El tratamiento definitivo es la colecistectomía laparoscópica (extirpación de la vesícula biliar) (ver apartado 5.5).

COLECISTITIS AGUDA y CRÓNICA

Etiopatogenia. ¿Por qué sucede?

–          Porque no se logra desobstruir el conducto cístico, donde permanece impactado el cálculo biliar. Esto provoca una infección de la bilis, al quedar estancada en la vesícula biliar, y una inflamación de la pared de la misma.

Sintomatología

–          A los síntomas descritos en el cólico biliar (dolor en hipocondrio derecho y náuseas/vómitos) se añaden datos de infección, como la fiebre. También aparece dolor específicamente cuando el médico realiza una palpación profunda en hipocondrio derecho.

–          Cuando se complica (la vesícula se llena de pus -empiema vesicular- o se perfora), el cuadro clínico se agrava, con empeoramiento del estado general, el dolor abdominal y la fiebre.

Diagnóstico

–           Al igual que en el cólico biliar, la sospecha clínica se confirma con analítica (que en este caso demuestra datos de infección) y ecografía abdominal (que evidenciará la litiasis y la inflamación o engrosamiento de la pared de la vesícula biliar).

Tratamiento

–          El tratamiento definitivo es la colecistectomía laparoscópica (extirpación de la vesícula biliar) (ver apartado 5.5). En función de su situación clínica y de la del proceso infeccioso/inflamatorio de la vesícula (a su vez condicionado por el tiempo de evolución del problema), su médico decidirá la mejor estrategia terapéutica para usted. Es decir, si realizar la cirugía durante este episodio o tratar de minimizar (mediante tratamiento con fármacos inicialmente) el proceso inflamatorio para que la cirugía sea más segura y tenga menos riesgo de complicaciones. En casos graves y/o colecistitis complicadas, suele ser necesario la cirugía de urgencia.

–          También necesitará un tratamiento farmacológico (dieta absoluta y sueroterapia), analgésicos y antibióticos de amplio espectro. En casos de colecistitis leves o incipientes, a criterio de su médico, este tratamiento podría realizarse de forma ambulatoria.

COLECISTITIS CRÓNICA

–          Es la variante más frecuente de colecistitis.

–          Sucede por la obstrucción intermitente del conducto cístico.

–           Los síntomas son más larvados que en la colecistitis aguda. Son los del cólico biliar que cursa con dolor intermitente en hipocondrio derecho, intolerancia a fritos y grasas y náuseas/vómitos.

–          El diagnóstico se confirma mediante ecografía.

–          El tratamiento definitivo es la colecistectomía laparoscópica, aunque la fase aguda suele resolverse con analgésicos.

En el esquema que se muestra a continuación se representa la causa del cólico biliar y la colecistitis aguda, con el cálculo biliar obstruyendo la salida del conducto cístico.