Close
+34 923 008 255
El cáncer de mama: resumen en forma de preguntas y respuestas

1. ¿Cuál es la causa del cáncer de mama?

– El principal agente causal para desarrollar la enfermedad son los estrógenos, hormonas femeninas que son producidas por los ovarios durante la edad fértil. Esta es la razón por la que es mucho más frecuente en la mujer.
– Además, existen otros factores que aumentan el riesgo de padecer CM, como la alta densidad mamaria, los antecedentes personales o familiares de CM, la nuliparidad, la obesidad, la inactividad física o el consumo de alcohol o de una dieta rica en grasas.

– También algunas alteraciones genéticas, como la expresión del oncogén erbB2 o las mutaciones en los genes BRCA1 o BRCA 2 implican más riesgo de tener CM, así como otros tumores o un CM más agresivo.

2. ¿Puede un varón tener cáncer de mama?

– Sí, aunque es mucho menos frecuente que en la mujer porque la cantidad de estrógenos en los hombres es mucho menor. En ellos proceden de las glándulas suprarrenales y de la transformación metabólica de la testosterona en el tejido celular subcutáneo por acción de una enzima llamada aromatasa.
– Sin embargo, desafortunadamente el diagnóstico de esta patología en los varones suele realizarse en un estadio más avanzado, como consecuencia de la creencia de no suele haber CM en el varón.

3. ¿Cuáles son los principales síntomas mamarios por los que se debe consultar al médico?

– El nódulo o tumoración mamaria palpable, que es la causa más frecuente de consulta.
– La mastalgia o dolor mamario.
– La telorrea o secreción por el pezón, fundamentalmente cuando presenta características sanguinolentas (telorragia).
– Las alteraciones cutáneas, como la descamación de la areola y el pezón o el enrojecimiento, edema, costras, úlceras cutáneas o piel de naranja en la mama.

4. ¿Se puede hacer algo para evitar que el cáncer de mama aparezca?

– Aunque no existe una estrategia para impedir el desarrollo de la enfermedad (prevención primaria), si puede reducir el riesgo de padecerla llevando un vida saludable, con una dieta adecuada (reduciendo azúcares y grasas), evitando los tóxicos (tabaco y alcohol) y realizando diariamente una actividad física moderada.

5. ¿En qué consiste el programa de cribado o screening?

– Ya que aún no existe una prevención primaria eficaz, los programas de cribado tienen como objetivo realizar un diagnóstico precoz, es decir, detectar lesiones incipientes, antes de que produzcan síntomas. Estas lesiones solamente puedes constatarse en pruebas de imagen, sin poder ser percibidas durante un examen clínico convencional.
– La prueba que ha demostrado ser más útil como cribado es la mamografía (en proyecciones cráneo-caudal y oblicua-lateral) y se realiza a toda mujer sana entre 40-45 y 70 años (por ser esta la edad más frecuente para desarrollar CM) cada 1-2 años (en función de las características de la paciente, los hallazgos en la mamografía y los protocolos de cada comunidad autónoma).

6. ¿Qué pruebas se realizan en las pacientes en quienes se sospecha que puedan tener un cáncer de mama?

– La prueba que se indica inicialmente con más frecuencias es la mamografía, que suele acompañarse de ecografía, puesto que proporcionan informaciones complementarias. Además, la ecografía está indicada como primera prueba en pacientes jóvenes, menores de 40 años porque éstas suelen tener unas mamas más densas y la ecografía aporta más información.
– La Resonancia Magnética mamaria no suele realizarse de entrada, sino cuando existe una lesión dudosa en mamografía/ecografía o cuando el diagnóstico de tumor maligno está confirmado, para descartar multifocalidad (existencia de otros focos de tumor en el mismo cuadrante de la mama) o multicentricidad (más focos tumorales en diferentes cuadrantes de mamarios). También se utiliza para realizar cribados en pacientes de alto riesgo, comprobar la respuesta a tratamientos neadyuvantes (cuando se administra la quimioterapia antes de la cirugía) o descartar complicación de las prótesis mamarias.

– Cuando la sospecha radiológica es moderada-alta, se indica la biopsia (existen diferentes métodos) para extraer un trozo de tejido y confirmar el diagnóstico al microscopio. Esto permite, además, etiquetar o definir el tipo de tumor maligno, lo cual es fundamental para pautar el tratamiento más adecuado para una paciente y el tipo de tumor que presenta. El objetivo es realizar un tratamiento específico, que resulte lo más efectivo posible para cada tumor concreto y con los menores efectos secundarios para la paciente.

7. ¿Todas las pacientes con cáncer de mama tienen que operarse?

Salvo excepciones, sí. La cirugía es una cirugía doble, en la mama y en la axila. En la mama, para extirpar la enfermedad inicial y en la axila para comprobar que no se ha extendido por vía linfática a los ganglios axilares (biopsia selectiva de ganglio centinela) o extirpar la enfermedad si lo ha hecho (linfadenectomía axilar). Si quiere saber más sobre la cirugía en el cáncer de mama pulse aquí y para saber en que consiste la cirugía axilar, pulse aquí.

8. Después de la cirugía por cáncer de mama ¿las pacientes precisan algún tratamiento?

Generalmente si.

La radioterapia es un tratamiento local que se aplica sobre mama y/o axila. De forma resumida, puede decirse que está indicado en todos los casos en los que se realiza cirugía conservadora (extirpación del tumor, rodeado de un margen de tejido sano, preservando el resto de tejido mamario) o cuando existen metástasis del tumor en los ganglios de la axila.

– La quimioterapia (que suele administrarse por vía intravenosa), la hormonoterpia (suele ser vía oral) y la inmunoterapia (también inyectada) NO SE ADMINISTRAN DE FORMA SISTEMÁTICA A TODAS LAS PACIENTES, sino de forma selectiva, eligiendo entre estos tratamientos el que es más eficaz frente a cada tipo concreto de tumor.

Puede pulsar aquí para saber más sobre tratamientos complementarios (radioterapia) y sistémicos (quimioterapia, hormonoterapia, inmunoterapia).

9. Cuando finaliza el tratamiento completo del cáncer de mama ¿se precisan revisiones?

Si. En estas revisiones sus médicos le realizarán una exploración física y solicitarán pruebas de laboratorio (analítica) e imagen (mamografía). A medida que pasa el tiempo disminuye el riesgo de recidiva, por lo que las revisiones son progresivamente más espaciadas.