– En función de su capacidad de multiplicación celular (proliferación) y de que asocien o no alteraciones celulares (atipias), aquí se encuadran una gran cantidad de lesiones, donde las más frecuentes son los quistes, mastopatía fibroquística, fibroadenomas e incluso problemas inflamatorios/ infecciosos.

– Pueden manifestarse con diferentes síntomas como dolor, induración o tumoración palpable. Los quistes, que son lesiones de contenido líquido, pueden resultar muy dolorosos cuando alcanzan un tamaño considerable y generan tensión en sus paredes. Los problemas infecciosos suelen generar enrojecimiento, dolor, inflamación y en ocasiones, supuración y/o fiebre.

– El diagnóstico de sospecha suele confirmarse mediante pruebas de imagen (mamografía y/o ecografía), a veces completado con biopsia.

– En función de los síntomas y del diagnóstico, el especialista le pautará el tratamiento más adecuado para usted, que puede incluir medidas dietéticas, tratamiento farmacológico o extirpación quirúrgica de la lesión. En el caso de los quistes, si son muy sintomáticos, pueden requerir el vaciado mediante punción del mismo, intentando, tras ésta, que sus paredes se colapsen. En caso de precisar cirugía, ésta puede realizarse en régimen de cirugía mayor ambulatoria o cirugía sin ingreso hospitalario (tras la intervención, recuperación de la misma y comprobar que no hay complicaciones inmediatas será dada de alta sin tener que pernoctar en el hospital) (ver criterios de cirugía mayor ambulatoria en el aparatado 8). Las lesiones extirpadas serán enviadas al laboratorio de anatomía patológica para su examen. Los problemas infecciosos agudos en ocasiones requieren drenaje quirúrgico precoz.